Un matrimonio inglés se arroja al vacío con el cadáver de su hijo

Es difícil hallar una historia más triste que la de Neil y Kazumi Puttick, cuyos cadáveres aparecieron anteayer al pie del acantilado de Beachy Head, en el condado de Sussex. Y no sólo por el regusto amargo inherente a los pactos de suicidio sino por las dolorísimas circunstancias que en este caso lo acompañan.

Neil (34 años) y Kazumi (44) saltaron juntos al vacío, cada uno con una mochila al hombro. Una escondía ositos de peluche y un tractor de juguete. En la otra la policía halló el cadáver de su hijo Samuel.

El niño —de cinco años— llevaba muerto desde el viernes, cuando los médicos del hospital que lo trataba lo enviaron a casa al entender que no podían hacer nada por salvarle la vida. Tres años antes lo había dejado parapléjico un accidente de coche y sus padres habían adaptado sus trabajos y su casa a los cuidados del pequeño Sam. Una tarea difícil pero gratificante que se truncó cuando el niño cayó víctima del brote de meningitis que, esta vez, sí le costó la vida.

Un médico certificó el viernes por la noche la muerte de Sam en su domicilio. Es difícil reconstruir qué ocurrió desde entonces con Neil y Kazumi. Nada se supo de ellos hasta que el oficial de policía Stuart McNab avistó sus cadáveres desde el borde del acantilado el domingo al filo de las ocho de la tarde.

McNab decidió posponer el rescate de los cuerpos hasta el día siguiente. Sólo entonces se supo que Neil y Kazumi se habían precipitado al abismo aferrados al cadáver y a los juguetes de su hijo Sam. Antes, habían completado cerca de 200 kilómetros por carretera. Un oscuro viaje que les llevó desde su domicilio en el condado de Wiltshire hasta los aledaños de Beachy Head.

El acantilado es uno de los lugares preferidos por los suicidas británicos. Tanto que cerca del precipicio se instaló en 1976 una línea de teléfono para contactar anónimamente con la ONG Samaritans -08457909090- y un sistema de vigilancia y capellanía que desde entonces ha reducido sobremanera el número de muertes.

Un sistema que no pudo evitar el fallecimiento del matrimonio Puttick. Él inglés y ella japonesa. Ambos destrozados, presumiblemente, por la muerte de un hijo del que prefirieron no separarse jamás.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: