Para vivir hasta los 100 años de edad

SANTO DOMINGO. Se han determinado cuatro lugares del mundo donde la población es inusualmente longeva. Muchos de sus habitantes pasan fácilmente los 100 años y tan campantes. Estas regiones se denominan “Zonas Azules” y son objeto de múltiples estudios.

Las cuatro regiones “azules”: Isla de Cerdeña, Italia; Comunidad de adventistas del 7mo. Día en Loma Linda, California; Okinawa en Japón y la península Nicoya en Costa Rica, aparentan tener muy poco en común: distantes geográficamente, no tienen culturalmente ningún parecido, salvo que sus habitantes mueren felizmente… de viejos, muy viejos.

¿Qué podemos aprender de ellos?

Ejercicio: Los habitantes de estas comunidades inusualmente longevas se ejercitan todos los días; caminan y montan bicicleta hasta edades muy avanzadas y cultivan sus propios huertos.

No es un asunto de genes: Se han estudiado ramas de estas familias para ver si alguna mutación genética es responsable de esta longevidad colectiva. Los estudios fueron concluyentes: la receta de una vejez larga y feliz no está en los genes, aunque evidentemente algo deben estar haciendo bien.

La familia importa: en todas estas comunidades, los núcleos familiares se mantienen compactos y los envejecientes conviven con sus familias más cercanas. La vida en comunidad, la preocupación sincera por tu vecino, es la clave.

Llevan un estilo de vida “mediterráneo”: entendido como un ambiente de baja contaminación ambiental, dieta saludable y poco estrés.

Dieta saludable: De Japón a Cerdeña, una dieta saludable regula la digestión y provee nutrientes esenciales; mantiene el peso dentro de niveles saludables y logra balancear hormonas y patrones de sueño. Incluso aunque padezca de alguna enfermedad crónica, una dieta balanceada ayudará a su cuerpo a sanar más rápidamente.

Para los adventistas de California, un desayuno diario a base de cereales y un consumo constante de nueces, ricas en grasas insaturadas, los mantienen con niveles de colesterol controlados y sus riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares son mínimos.

Para los habitantes de Cerdeña, el mantenimiento de sus huertos familiares les permite consumir productos frescos en estación todo el año y aunque no son vegetarianos, gran parte de su dieta, de alta calidad, la obtienen de la tierra, su propia tierra. Acompañan con vino tinto sus comidas y disfrutan de sus quesos y panes preparados artesanalmente.

Los centenarios habitantes de Okinawa son grandes consumidores de pescado fresco, vegetales apenas cocidos y muy poca sal. Pero su secreto es otro: nunca comen hasta hartarse. Recuerdan constantemente que comer lo justo es un factor importante para disfrutar de una vida larga y saludable.

¡Cuánto gozan! Aprenda de estos otros “consejos” para la longevidad.

Tenga más sexo: Practicar sexo frecuente previene contra la soledad, la depresión y el estrés. Además, crea intimidad dentro de la relación y refuerza lazos positivos entre las parejas.

Disfrute de una copa de vino tinto: El vino tinto no es solo rico en sabor. Su alto contenido en flavonoides (un tipo de antioxidante), protege las células del envejecimiento prematuro y del ataque de los radicales libres. El vino también contiene Resveratrol, que puede limitar el crecimiento de tumores y potencialmente, prevenir el cáncer.

Manténgase positivo y relajado: Así como el estrés puede matarlo, el relajarse ayuda a su organismo a sanar y sentirse mejor. Aprender y practicar técnicas de relajación y meditación ayudan a su cuerpo a mantenerse más fuerte por más tiempo.

¡Diviértase!: Disfrutar es importante en cualquier época de su vida. A medida que envejecemos, el hecho de recordar el sabor de esos momentos y poder compartir con familiares y amigos nuevos y viejos recuerdos, mantiene el espíritu en alto. Encontrar un pasatiempo y alguien que lo acompañe son otras formar de diversión.

En las 4 regiones “azules” la ciencia ha hecho poco más que sumar sus años. Sus habitantes se han encargado ellos mismos de su salud, sin más medicinas que una vida familiar, saludable y nutricionalmente balanceada.

Y usted, ¿quiere llegar a los 100?

En el Cáucaso

Las montañas del Cáucaso son el hogar de algunas de las personas más viejas del planeta, debido a su aislamiento geográfico y sus milenarias costumbres, perfectos antídotos contra la ansiedad y el estrés, según algunos expertos. Es raro que las fuentes consultadas no lo incluyan. La daguestaní Sarjat Rashídova, considerada la mujer más vieja del mundo, murió a los 131 años de edad, el 17 de enero de 2007.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: