Obama abre una nueva era en la investigación con células madre de embriones humanos

WASHINGTON | MADRID.- El presidente Barack Obama ha puesto fin a los límites que el anterior mandatario George W. Bush había fijado en 2001 a la investigación con células madre procedentes de embriones humanos. De esta manera, y en contra de la voluntad de muchos grupos católicos, Estados Unidos empezará a destinar fondos federales a este tipo de estudios con la intención de encontrar un tratamiento para muchas enfermedades que no tienen cura en la actualidad.

“Los científicos creen que estas células pueden tener potencial para ayudarnos a comprender, y posiblemente curar, algunas de nuestras más devastadoras enfermedades y patologías”, ha declarado Obama. “Apoyaremos en todo lo posible a quienes lleven a cabo ese tipo de investigación” ha señalado el mandatario estadounidense, que ha agregado que el liderazgo mundial en ese en ese ámbito es uno de los objetivos del país.

Obama ha insistido en que la norma no “abrirá la puerta” a la clonación humana que considera que es “peligrosa, profundamente errónea y que no tiene lugar en nuestra sociedad, o en cualquier sociedad”. No obstante, ante el enorme potencial que tiene la investigación con células madre, considera que América debería jugar un papel en la exploración de las fronteras de esta investigación.

En agosto del 2001, el entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush revirtió una decisión de los Institutos Nacionales de Salud que permitía a los investigadores financiados por el Gobierno federal trabajar con células madre provenientes de embriones humanos.

Desde entonces, y a pesar de los intentos tanto del Congreso como del Senado de liberar este tipo de investigaciones, Bush ha limitado el trabajo en este campo y estos científicos sólo podían trabajar con los lotes ya existentes de células madre, es decir, con el material procedente de 21 líneas celulares.

Bush y otras personas se oponían (y se oponen) al uso de este material por cuestiones éticas y religiosas, dado que esas células tan poderosas provienen de embriones humanos de unos pocos días de vida.

Sin embargo, Obama ha declarado que, como cristiano creyente que es, está obligado a ayudar a las personas que sufren. Y ha criticado la postura de la pasada Administración como “una elección errónea entre la ciencia razonable y los valores morales”. En este caso, ha indicado el actual presidente, “creo que esos dos aspectos no son irreconciliables”.

Las voces que apoyan la investigación con células madre señalan que la misma puede ayudar a conseguir grandes avances en la lucha contra enfermedades como el Parkinson o la diabetes.

Con la adopción de esta norma, tal y como prometió Obama en su campaña electoral, los investigadores de todo el país podrán trabajar con fondos federales con células derivadas de otros laboratorios.

De momento no se ha especificado ningún tipo de advertencia o requisito para estos estudios, pero se espera que en los próximos 121 días, los Institutos Nacionales de Salud del país publiquen unas guías que contemplen cómo se puede llevar a cabo este tipo de investigación y cómo solventar las diferentes dudas éticas que conllevan estos trabajos.

Durante su discurso en la Casa Blanca, Obama ha prometido apoyar no sólo la investigación con células madre embrionarias sino también cualquier trabajo innovador que sea realizado con células humanas ordinarias.

“Muchas personas amables y decentes están en conflicto, o se oponen fuertemente, con este tipo de investigación”, ha señalado el presidente. “Comprendo su preocupación, y debemos respetar su punto de vista”. Obama ha explicado que se asegurará que el gobierno establezca estrictas guías sobre el tema y además ha aclarado que la nueva legislación no afectará a las leyes federales que previenen el empleo de dinero federal para destruir embriones humanos.

Aunque la norma permitirá ampliar las oportunidades de investigación sobre las líneas establecidas, no conllevará la creación de unas nuevas, algo que requiere de la intervención del Congreso. El presidente no ha tomando ninguna posición al respecto.
Reacciones

La decisión adoptada ahora por Barack Obama ha dado un giro a la política de Estados Unidos en investigación científica, algo muy esperado por médicos y científicos. Uno de ellos es el doctor Irving Weissman que ha atravesado el país para estar presente en este evento. Por su parte, Larry Soler, de la Fundación de Investigación en Diabetes Juvenil, comentará por la red social Twitter sus impresiones.

Mientras tanto, otros expertos envían correos electrónicos repletos de signos de exclamación a sus colegas, todos ellos entusiasmados por la decisión del presidente estadounidense, que ha sido anunciada en medio de una audiencia en la Casa Blanca repleta de defensores y políticos invitados.

“He estado trabajando y denunciando la prohibición durante unos ocho años y ahora quiero estar ahí”, dijo Weissman, director del Instituto de Biología de las Células Madre y Medicina Regenerativa de la Stanford University.

“Podemos levantar la burocracia que fue establecida para controlar cada compra de cada laboratorio y avanzar con esta investigación importante”, ha manifestado el doctor.

Michael West de la compañía biotecnológica BioTime (con sede en California) ha señalado por su parte que su empresa comenzará a beneficiarse con la decisión de Obama casi inmediatamente.

BioTime acaba de comprar docenas de lotes de células madre de una clínica de fertilidad de Chicago y quiere venderlas a los recién incentivados investigadores.

Los lotes provienen de embriones fecundados a través de procesos de fecundaicón in vitro y que portan los genes de la fibrosis quística, la distrofia muscular de Duchenne, el cáncer de mama, la enfermedad de Huntington y otras patologías.

“Sería poco ético implantarlos (en un útero) sabiendo que van a dar origen a un niño con una enfermedad devastadora”, dijo West durante una entrevista telefónica. Pero esas células serán perfectas para estudiar estas enfermedades, con la esperanza de algún día poder curarlas o prevenirlas. Bajo las restricciones de Bush, los investigadores financiados a nivel federal no podían tocarlas.

“Las células madre embrionarias tienen esta propiedad maravillosa de dividirse sin límite”, apostilla West a modo de explicación, una característica que permite reprogramarlas para lograr que se conviertan en cualquier linaje celular del organismo humano.

Extraido De: Elmundo.es

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: