Las muertes en “acciones legales” de PN van en aumento

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La sangre derramada por civiles acribillados por agentes de la Policía en supuestos intercambios de disparos no se detiene en el país. En el 2008 casi se duplicó el número de presuntos delincuentes que cayeron abatidos en supuestos enfrentamientos con patrullas policiales, en relación con 2007, cuando perecieron 345.
Según Manuel María Mercedes, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el año recién pasado cerca de 500 civiles fueron muertos por patrullas de la Policía en supuestos enfrentamientos a tiros. Esa cifra significaría un aumento de más de un 40% en relación con 2007.

Mercedes denunció que el 75% cayó en realidad en “ejecuciones extrajudiciales”.

“Estas personas han sido muertas en momentos en que ya han estado sometidas a la obediencia de las autoridades policiales, pidiendo clemencia, conforme a testigos presenciales y a familiares”, manifestó Mercedes.

Desde el 26 de diciembre de 2008 al martes 6 de enero, es decir en sólo 11 días, miembros de la Policía mataron en supuestos intercambios de disparos a por lo menos 24 civiles, según reportes del propio organismo. La mayoría de los fallecidos cayeron en acribillamientos múltiples.

El 2008 concluyó con un saldo muy violento tan sólo el 30 de diciembre seis hombres fueron abatidos por la Policía, de los cuales la uniformada informó que cinco fueron muertos en el Mirador Sur. Tres de los fallecidos eran miembros de la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción (FENATRANO), cuyo presidente, Juan Hubieres, denunció, junto a familiares de las víctimas que se trató de una ejecución.

 La Policía insiste en que los 5 hombres muertos a tiros planeaban atracar un camión de la Cervecería Nacional Dominicana.

A raíz del escándalo, la Fiscalía del Distrito Nacional abrió una investigación de las muertes en el Mirador Sur. El titular, Alejandro Moscoso Segarra, asegura que si se comprueba que los nueve agentes involucrados en las muertes cometieron excesos en sus actuaciones serán sometidos ante los tribunales para que den cuenta de sus hechos.

El 2009 también comenzó con un baño de sangre, tan sólo el viernes 2 de enero miembros de la Policía acribillaron en Puerto Plata a los hermanos José y Ruddy Cabrera, de 24 y 21 años, respectivamente, y a un comerciante en Cotuí.

De enero a octubre de 2008, la Policía mató   378 personas, según el informe sobre muertes violentas de la Procuraduría General, que reporta además que en 2007 cayeron 345 en hechos denominados como “acciones legales” desde la óptica oficial.

El mismo informe de la Procuraduría indica que en los 10 primeros meses de 2008 el total de muertes violentas en el país fue de 2,004, un aumento de 21.1% en relación con el mismo período del año pasado que registró 1,654 muertes.

El año pasado, de enero a octubre, 714 personas resultaron muertas en hechos relacionados con la delincuencia, 61 víctimas más que en igual período de 2007.

“Es una situación de mucha preocupación. Aquí es sálvese quien pueda y es un problema de violencia en todo el sentido de la palabra, de violencia en la forma de actuar de la Policía”, dice Virgilio Almánzar, presidente del Comité de los Derechos Humanos. De su lado, el presidente de la CNDH, Mercedes, adelanta que el organismo da los toques finales a un informe sobre violación de los derechos humanos en el país, que será entregado a una delegación de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos que visitará el país a mediado de de enero para preparar la sesión que desarrollará en el país a finales de marzo.

Mercedes indica que el país atraviesa por una situación grave de violación al derecho a la vida y agregó que en los últimos ocho años más de 3 mil civiles han muerto en los “desacreditados intercambios de disparos” en distintas gestiones.

El activista de los derechos humanos precisó que la actual jefatura del mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, que comenzó el 17 de agosto de 2007, ha roto el récord por año en comparación incluso con la gestión de Pedro de Jesús Candelier.

El general retirado Candelier fue designado como jefe de la Policía en marzo de 1999 y duró en la posición hasta enero de 2002. A su salida de la Policía, los organismos de Derechos Humanos tenían registradas más de 750 muertes de civiles a manos de agentes policiales en hechos que la gestión de Candelier denominaba “intercambios de disparos” con supuestos delincuentes.

 Las presuntas violaciones de los Derechos Humanos durante la jefatura de Candelier en la Policía fueron cuestionadas también por Amnistía Internacional y por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

“Esta jefatura (la de Guzmán Fermín) en un solo año lleva cerca de 500. El año que recién finalizó tiene casi el doble de muertos con la desacreditada frase de intercambios de disparos”, dice Mercedes.

La justificación Ante los distintos hechos de sangre, el jefe de la Policía, Guzmán Fermín, respondió que mantendrá su lucha contra la violencia común y que nada tiene en contra de Juan Hubieres, quien denunció un plan criminal en su contra.

“Seguiré combatiendo sin miramientos los actos delictivos”, dijo Guzmán Fermín.

De su lado, el vocero de la Policía, coronel Nelson Rosario, negó que las muertes de civiles sean ejecuciones extrajudiciales. Afirmó que la delincuencia es “desafiante, no tiene víctimas preferidas y dispara contra agentes policiales, militares y ciudadanos decentes, serios y de trabajo”.

El procurador general Radhamés Jiménez Peña también ha justificado las actuaciones de los agentes policiales. El funcionario sostuvo que en los últimos meses decenas de agentes uniformados han sido asesinados por delincuentes.

 “Obviamente, la Policía no puede permanecer de brazos cruzados, tiene el legítimo derecho de responder a cualquier tipo de agresión a que se vea envuelta por parte de los delincuentes”, expresó el Procurador.

Herido en una pierna. El domingo en la noche agentes de la Policía hirieron de bala en una pierna a Miguel Abraham Olivero, de 23 años, hijo del catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Juan Tomás Olivero.

El padre del joven visitó al vocero de la Policía, a quien le explicó que los agentes se llevaron a su hijo que compartía con unos amigos y le dispararon en la rodilla.

La CNDH ha indicado que “Guzmán Fermín fue bautizado como el ‘jefe de Los Cirujanos’”, una patrulla policial que sembró luto y terror en la ciudad de San Francisco de Macorís.

Cuando el presidente Leonel Fernández designó a Guzmán Fermín en la Policía, los directivos de la CNDH repudiaron la decisión, al alegar la forma represiva en que el oficial se desempeñó como comandante de la zona nordeste, en momentos en que operó un grupo de agentes conocidos como “Los Cirujanos” o “Los Parte Patas”, que baleaban a jóvenes en las piernas y lo dejaban parapléjicos.

El oficial se justificó: “La Policía Nacional lo primero que tiene que hacer es preservar la vida. Se le ha preservado la vida a los delincuentes inclusive, (disparándoles) en órganos no vitales para no hacerles daño”, dijo Guzmán Fermín en febrero de 2004 a un programa de televisión.

Los activistas de los Derechos Humanos Mercedes y Almánzar atribuyen el aumento de los supuestos intercambios de disparos a la falta de capacidad institucional de la Policía y a una metodología incorrecta para enfrentar la delincuencia.

“Lo que reina en la Policía Nacional es el criterio de matar y asesinar para sacar de circulación a supuestos delincuentes bajo el criterio de que la justicia dominicana es un poco benigna”, expresa Mercedes.

Falta de prevención

Con acciones como los supuestos intercambios de disparos no se contribuye “para nada” a disminuir los índices de violencia y criminalidad, según el vicepresidente ejecutivo, de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Servio Tulio Castaños Guzmán.

“Las causas de la criminalidad no se combaten con políticas de esa naturaleza, sino con políticas de prevención”, manifestó Castaños Guzmán.

Consideró que cuando se producen muertes de civiles a mano de la Policía esas acciones deben ser investigadas por el Ministerio Público.

“No basta que cuando se dé un intercambio de disparos la población se limite a lo que son los informes que rinde la Policía al respecto”, precisó.

A su juicio en el país hace falta una política dirigida a fortalecer las labores de inteligencia para que se pueda abordar los problemas por sus causas y no por las consecuencias.

26 de diciembre de 2008. La Policía informó que mató a dos hombres identificados como Johnny El Bravo y El Flaco en una construcción en Boca Chica, donde se refugiaron luego de asesinar a puñaladas al raso Joan Sánchez Valdez.
29 de diciembre de 2008. Tres supuestos delincuentes fueron muertos por patrullas policiales, dos en Higüey (sin identificar) y uno en Sabana Perdida (Euri Alejandro Deschamps).
30 de diciembre de 2008. La Policía informó que una patrulla mató a cinco hombres en un supuesto enfrentamiento en el Parque Mirador Sur. Entre los muertos figuran Bárbaro Monegro Rijo, de 45 años; Nolis Alfredo Pérez, de 30 años y Carlos Manuel Leyba Hernández, los tres afiliados a Fenatrano.
1 de enero de 2009. Dos hombres fueron muertos a balazos por la Policía en una pollera en la calle Pedro Hungría, cuando supuestamente robaban.
2 de enero de 2009. En un supuesto intercambio de disparos agentes de la Policía mataron a cuatro hombres, tres en Puerto Plata y uno en Cotuí. Los jóvenes muertos en Puerto Plata fueron identificados como los hermanos José y Ruddy Cabrera Peña, de 24 y 21 años y Julio García Almonte conocido también como El Santiaguero. En Cotuí fue muerto a balazos el comerciante Orlando Geraldino de la Cruz.
3 de enero de 2009. La Policía informó que sus agentes mataron a cuatro jóvenes en distintos puntos del país. En el Batey Campo Verde, en La Romana fueron acribillados Anderson Yordelis de la Cruz Severino y Philips Maycol Sánchez, de 17 años. Las otras dos víctimas fueron identificadas sólo como Cocacola y Orlandito en Verón, Higüey.
5 de enero de 2009. En un supuesto intercambio de disparos una patrulla de la Policía ultimó a Juan Rodríguez, de 22 años en Los Cerros de Papatín, Santiago, luego de que supuestamente había despojado a una mujer de su vehículo.
6 de enero. La Policía informó que la noche de este día una patrulla mató a balazos a tres presuntos atracadores en un alegado intercambio de disparos en Verón, Higüey.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: