El le donó un riñón, ella le partio el corazon. (El tipo quiere su riñón pa’ tra)

UEVA YORK._ El doctor Richard Joseph Batista Junior, un cirujano general del Hospital Universitario de Hemsptead en long Island (Nueva York) y que le había donado uno de sus riñones a su esposa Dawnell quien estuvo al borde de la muerte, ahora quiere que ella le devuelva el órgano o que le pague a cambio $1.5 millones de dólares.

La exigencia del galeno hispano difundida ayer en los medios locales ha asombrado a toda la ciudad, precisamente porque se trata de un hombre que hizo el llamado “juramento hipocrático” a través del cual juró entregarse a su profesión para salvar las vidas de los demás.

“El riñón es mío y lo quiero de vuelta”, le dijo el médico de 49 años al juez que está conociendo el proceso del divorcio según reseña el matutino Newsday del área de Long Island.

El caso está siendo debatido en el Tribunal Supremo del poblado de Mineola. El doctor Batista y su esposa se casaron en 1990 y tienen tres hijos en edades de 14, 11 y 8 años. Batista se graduó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Cornell en 1995, cinco años antes de contraer matrimonio. La mujer había intentado ser trasplantada en dos oportunidades, pero fracasó hasta que su marido decidió donarle uno de sus riñones y la operación se llevó a cabo en el hospital de la Universidad de Minessota el 18 de junio del 2001.

“Mi matrimonio confronta muchos problemas a causa de los problemas de salud de mi esposa”, expresó el doctor Batista cuya abogada es Dominic Barbara quien dijo que como parte de la solución de la demanda del divorcio está o la devolución del riñón o el pago del millón y medio de dólares.

“Mi primera prioridad era salvar su vida y la segunda era la de mantener y cubrir todas la necesidades del matrimonio en todo”, expresó el médico. La mujer de 44 años de edad y residente de Massapaqua sometió la demanda de divorcio en el 2005. Ni ella, ni su abogado Douglas Rothkopf hicieron comentarios inmediatos sobre el reclamo del esposo.

“Es entre imposible y completamente imposible que por razones éticas un médico trate de conseguir dinero por un órgano humano”, le dijo al Newsday el doctor Arthur Kaplan del Centro de Bioética de la Universidad de Pensilvania.

Para el doctor Robert Veacth del Instituo Kennedy de Etica en la Universidad de Georgetown es totalmente ilegal que un órgano pueda ser canjeado por dinero o por cualquier otra cosa de valor. Acorde con las leyes federales de los Estados Unidos, ningún órgano humano o de animales puede ser vendido o comprado. “Cuando se dona un órgano se hace un regalo y jurídicamente nadie puede reclamar que se lo devuelvan”, añadió el especialista en ética.

Veach dijo que como el riñón es del doctor Batista y legalmente no puede recuperarlo, la esposa tendría que volver a diálisis o matarla, lo que es ridículo pensar. Tampoco se le puede asignar un valor monetario  posterior a un órgano.

“Es más, ningún cirujano de renombre se prestaría a una cosa así y ningún tribunal puede obligar a una persona a someterse a una operación”, terminó diciendo el doctor Kaplan.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: