Energía prepagada?

Con una inversión global de 286 millones 956 mil 686 pesos, la Secretaría de Industria y Comercio (SEIC) dio inicio a la ejecución un plan piloto de suministro prepagado de electricidad, que beneficiará a usuarios agrupados en el Programa de Reducción de Apagones (PRA).

El proyecto es financiando por la Unión Europea a través de la Oficina Nacional para los Fondos Europeos de Desarrollo (ONFED) y su ejecución está a cargo de la Dirección de Energía No Convencional de la SEIC, en coordinación con  las empresas distribuidoras de electricidad EDE-NORTE, EDE-SUR Y EDE-ESTE.

La iniciativa inició en los barrios Pueblo Nuevo y El Caliche de Cristo Rey, que corresponden a EDE-Sur; en San Bartolo (Autopista Las Américas), correspondiente a EDE-Este, y en Hato Mayor de Santiago, que corresponde a EDE-Norte.

En esos sectores se desarrollan labores de promoción, sembrado de postes, alambrado y otras instalaciones relacionadas con el proyecto. Los usuarios comprarán energía mediante tarjetas similares a las del servicio telefónico prepagado.

El ingeniero Salvador Rivas, director de Energía No Convencional de la SEIC, explicó que el proyecto tiene el propósito de eliminar  “Pérdidas Técnicas y no Técnicas” en la distribución de electricidades, estimadas en más de un 40% y que en el año 2005 representaron US$500 millones.

Otro objetivo es minimizar las posibilidades de hurto de energía eléctrica mediante el uso de un sistema de acometidas individuales a partir de centros de distribución comunes para un máximo de veinticinco usuarios cada uno.

Para la elaboración del proyecto se tomó como base el levantamiento estadístico que realizó la Dirección de Energía no Convencional, basado en la cartografía de barrios carenciados de Santo Domingo y Santiago incluidos en el PRA.

“El estudio permitió medir los niveles de consumo per  cápita, la cantidad de equipos eléctricos ineficientes, acceso a servicios de comunicación tanto alámbrica como inalámbrica, así como elementos de consumo de energía eléctrica,  electrodomésticos menores, tenencia de elevadores de voltaje e inversores, entre otros”, explicó Rivas por vía de la Dirección de Comunicaciones de la SEIC.

Dijo que se comprobó que el 60% de los hogares posee línea telefónica con tarifa residencial y el 30% posee celulares, “lo que permitió deducir que la mayoría de los residentes de los sectores objeto de estudio pueden pagar el servicio eléctrico que reciben si se les integra a un plan de facturación ajustado a sus condiciones económicas”.

Además, el levantamiento detectó que el 41% de los hogares de mediano ingresos y el 12% de los hogares de bajos ingresos poseen inversores, cuyo uso, sumado al de elevadores de voltaje, provoca altas distorsiones en la red durante los periodos de suministro de energía eléctrica.

Según el estudio hecho por la SEIC, en el periodo enero-junio del 2006, el suministro de electricidad creció un 3.3% mientras la energía facturada solo aumentó un 1.9%, evidenciando que a mayor suministro mayor déficit comercial, que es un punto crítico del sistema eléctrico nacional.

Agrega que en junio del 1986 la energía comprada  por las EDE`s fue de 821.6gwh con una facturación de 545.8gwh (zona  PRA y NO-PRA) ascendente a RD$3,347.4 millones y se cobró apenas 2,418.9 RD$, lo que arroja un déficit comercial de -38% en compra-venta y un déficit de cobranza de -12%.

El estudio comprobó que la energía comprada por las distribuidoras y que no se llegó a facturar constituye la llamada pérdida comercial, generada por el hurto y perdidas técnicas de la energía eléctrica. El monto de este indicador ronda el 40% promedio del total comprado.

Rivas explicó que en cada hogar se instalará un lector digital que permitirá al usuario leer la energía que le queda disponible, además de otras informaciones útiles.

Dijo que los medidores físicos especializados para el sistema de prepago de la energía estarán en una caja colocada próximo al transformador. Cada caja o concentrador contendrá un máximo de veinticinco medidores, correspondientes a igual número de usuarios.

En esas mismas cajas estarán instalados los sistemas de desconexión por sobrecarga o de máxima demanda, las protecciones debidas del sistema y  los elementos de transmisión de data al servidor central vía remota o Internet.

El contador estará dotado de  un dispositivo para controlar la máxima demanda y potencia contratada, lo que permitirá tener control de la potencia máxima demandada por los usuarios incluidos en el proyecto.

Rivas dijo que entre los beneficios que se derivan del proyecto, está la eliminación de los cortes en el servicio eléctrico, una energía limpia sin distorsiones harmónicas, fruto de la total eliminación de los elevadores de voltaje improvisados. 

Agregó que el proyecto tiene un alcance para aproximadamente 11,000 usuarios con unos ingresos en concepto de energía totales y anuales de 60 dólares aproximados.

El plan de amortización será de aproximadamente 5.6 años de retorno de la inversión incluyendo el retorno por perdidas técnicas y no técnicas.

La vida útil del proyecto esta estimada en aproximadamente 15 años mínimos, con una tasa de retorno estimada en 15.87%.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: